La poda

de Javier Ximens (http://ximens-montesdetoledo.blogspot.com.es/)

Tumbado en la camilla del podólogo.
—Han sido muchos años subiendo y bajando ladrillos, no es de extrañar que las uñas, como la vida, me hayan lacerado el cuerpo. Claro que ahora ya tengo tiempo para cuidarme. He cumplido los 55 años. Me han echado de la empresa para que pueda «desarrollar la última etapa de mi carrera profesional en nuevas oportunidades de negocios», me dijo el jefe. El psicólogo me ha animado a realizar «todo aquello que deseé y no tuve tiempo para hacer». Me alegro de que hayan retrasado la edad de jubilación, así podré estudiar arquitectura, encontrar trabajo, ganar dinero, construirme una casa con cuatro viviendas, la planta baja para mi mujer y para mí (pensando ya en la vejez), el resto para cada uno de mis hijos. ¿Sabe?, ahora vivimos todos, con los yernos, nueras y nietos en el piso que heredamos de mis suegros…
—Por favor, ponga los pies sobre la tierra…, perdón, quiero decir en el suelo —dijo el anciano doctor en prácticas.

38 pensamientos en “La poda

  1. Un relato realista. Una vida entregada a un duro trabajo, frustrada en lo más elemental, y a una edad en que la esperanza se pierde en un futuro vacío y hay que retroceder a lo inimaginable para subsistir. Genial el título e el toque final de “el anciano doctor en practicas”.
    Un buen relato Javier.

  2. Un retrato muy acertado de lo que se nos está viniendo encima. Enhorabuena.

    Y un par de abrazos solidarios.

  3. Las frases surrealistas y los eufemismos que tienen que decir los psicólogos y los de recursos humanos( que aun conserven su trabajo) son de antología. Muy logrado también lo de poner los pies en el suelo. A sus pies

  4. Buen micro, bien conseguido el efecto y la escena. Perfectamente rematado.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

  5. Muchas gracias a los organizadores por publicar el relato, pero sobre todo por la iniciativa de lucha que supone el proyecto.
    Os agradezco los comentarios y espero que nos veamos en las manifestaciones.

  6. Ximens un EXCELENTE micro. De esos que te dejan “tocado” y pensando en todo lo que no has dicho.
    No me canso de leerlo. Gracias por dejar que los mortales lo disfrutemos.
    Un abrazo.

  7. Ximens, me gusta desde el doble sentido del título hasta el punto final.
    Seguimos en la lucha.
    Besos desde el aire

  8. Incluso con lo que tiene de actual puede hacer sonreír. El párrafo final es tan bueno que incluso se puede leer como otro microrrelato. Saludos.

  9. Peor hubiera sido que le hubiera dicho: ¡Levántate, y anda!
    Excelente, preciso, relato. Claro que refleja una irreal manera ( ¿y qué pasa si es irreal?) de afrontar la miseria cotidiana. Abrazos.

  10. Una fantasia que roza la penosa realidad. El anciano doctor en prácticas es la culminación del relato, el cierre de oro que ratifica el mensaje.
    Un micro con humor y con hiel. Una buena poda, Ximens.

    Abrazos

  11. Amigo, que manera tan inteligente de mostrarnos esa dura realidad que también se da en mi país, el deshecho de quien se considera que ha cumplido un ciclo y ya es prescindible. Lo dejan abandonado a su suerte en una sociedad donde ya no tiene esperanzas ni opciones.
    El título está genial.
    Un abrazo.

  12. Pobrecico, si es que da pena despertarlo, al menos de golpe, es mejor que solito se vaya desperezando. Felicidades, Ximens.

    Un abrazo.

  13. Ironía a tope, Ximens, para describir una realidad durísima. Y es que, al final, tendremos que estar agradecidos por el “abanico” de posibilidades que se despliega ante nuestros ojos cuando firmanos la carta de despido. Qué bien, podemos, “crecer”, “reciclarnos”, ser eternamente “jóvenes”… como ese doctor en prácticas. Hay un refrán en gallego que lo describe muy bien: “Mexan por nós e din que chove”.
    Un abrazo

  14. Ximens un micro en el que el título da sentido y el final pone el broche de ironía y saca la sonrisa al lector pese a lo que cuenta el personaje.
    Buenísimo de principio a final.

    Abrazos

  15. Soberbio relato en el que brilla la ironía crítica con que el autor apuntala un texto fluido, con una construcción del personaje muy bien realizada y una respiración narrativa que ayuda al lector a transitar por la pieza.

    Mis aplausos para el Sr. Ximens.

    Un saludo,

  16. Fantástico y desgraciadamente real en su mensaje, y sí, al paso que vamos tendremos que volver a empezar a esas edades.
    Un abrazo.

  17. Muy buen micro, Ximens, desde el título hasta ese final tan bien rematado con ese: anciano doctor en prácticas.
    Destila ironia por todas su letras y nos muestra una dura realidad a través de esos eufemismos que solo enmascaran todos las maneras con las que nos están robando el futuro.
    Mi admiración por este gran trabajo.

    Besitos

  18. Muy bueno, nos has provocado la sonrisa de la amargura.

  19. Genial Ximens! Ácido, lúcido, brillante, como siempre. Abrazos

  20. Para bien o para mal siempre se escribe sobre la realidad que vivimos, aunque sea de un modo tangencial, aunque a veces no se note. Este pequeño y grande relato lo hace sin doblez y desde el título.
    Ximens, debo repetir que tenés talento, y también agradecer que me abrís la puerta a lecturas que punzan.

  21. Real como la vida misma.
    Aunque tú la mejoras, con ese humor que tienes.
    Otro abrazo

  22. Señor Ximens, borda usted el genero de la ironía… Es muy bueno tu relato, yo haría más de una poda en este mundo de abusos y corruptelas…

    Besicos

  23. El relato, una ensalada de palabras exquisita aderezada con tus dosis habituales de ironía, humor y buen hacer. Me ha gustado mucho Ximens.

  24. Excelente microrelato, muy actual el tema , es lo que nos está tocando vivir . Ne gusta las pinceladas de humor que pones siempre en cada uno de tus microrelatos.

  25. Mucha ironía para un tema bien amargo. Nos arrancas una sonrisa aunque el asunto es para llorar.

  26. Me encanta tu ironía Ximens. Y tu cámara reflex donjde, sin distorsiones, captas muy bien la realidad del momento tamizada por el filtro del humor.
    Un abrazo

  27. Humor, ironía, sarcasmo, inteligencia, esa mezcla, es la mejor receta.
    Enhorabuena

  28. Muy bueno. Menos mal que nos queda la ironía. Un abrazo

  29. Me niego a retrasar mi edad de jubilación. Con esas cosas no se juega, Ximens.

    Muy bueno, en la línea irónica que controlas como nadie.

    Un abrazo y confío en que se trate de un mal sueño del autor y que la realidad sea diferente.

  30. Me gusta la fina ironía que se desprenden de las palabras de tu micro, así como ese sentir popular en el que la “experiencia” se va dejando en el camino de los recortes con muy mal porvenir para las nuevas oportunidades. Estudiar otra carrera a los cincuenta y ser médico en prácticas a los sesenta ¡irónico pero con mucha realidad social y protesta contenida!.

    Buen micro Ximens, un placer leerte y un abrazo.

  31. El relato está simpático, vale, pero ¿cómo se come que apenas hayáis atendido a textos verdaderamente potentes como los de Olgoso y Almansa, o a la elegante venganza de la Vázquez, y esto lleve más de 100 “megusta” y casi cuarenta comentarios?
    Es otra faceta de la crisis: mucho compadreo.

  32. Soy de la generación del protagonista… que decir: las uñas, los huesos, se amotinan por el esfuerzo y los años… Me ha deja un gustito amargo en el corazón…

Los comentarios están cerrados.