Ir a Marte

/Ir a Marte

Mi madre y yo en el planeta de los simios

2017-03-13T18:53:11+00:00 Por |Ir a Marte|

Caigo de rodillas en la playa. Mi madre, que conserva buenos reflejos a pesar de tener 72 años, sujeta las riendas del caballo y me pregunta qué ocurre, si es que estoy cansado de caminar. Le digo que he pisado un erizo, pero no es cierto. Lo que me duele es ver la Estatua de la Libertad delante, con sus 46 metros de altura, arrumbada en la orilla. Ella mira [...]

La incómoda utilidad del alambre

2017-03-13T18:53:11+00:00 Por |Ir a Marte|

Me gusta escribir unas notas mientras el camarero trae una caña, toma la comanda y, una corta eternidad después, sirve los platos. Pueden ser los angulosos esquemas de un proyecto o unos párrafos biselados sobre lo que ocurre en mi entorno. Así le doy sentido a un tiempo que resulta incómodamente largo cuando se come solo. Tomo estos apuntes en un sujetapapeles. Es un rectángulo de aluminio de esquinas tan romas [...]

Gusanos

2017-03-13T18:53:11+00:00 Por |Ir a Marte|

Desde hace tres meses, cada vez que acepto un soborno (y tú sabes que no puedo rechazarlos si no quiero perder el cargo público) el escozor de mi ojo derecho no me deja dormir, hasta que no aguanto más y voy al baño a refrescarlo sin mirarme al espejo, porque no soporto ver el gusano que se retuerce lento detrás de mi córnea. En la primera visita, el oftalmólogo no [...]

Territorio líquido

2017-03-13T18:53:12+00:00 Por |Ir a Marte|

El hombre está observando una fotografía. Es un retrato de un niño sentado en una escalera de piedra; chaqueta de paño, pantalón corto, calcetines de lana. Su calzado de tela parece haber atravesado un desierto. Las punteras, perforadas. El niño mira al cielo mientras sonríe y abraza contra su pecho un par de zapatos de cuero nuevos. Quien lo observa se sorprende, en primer lugar, del entusiasmo captado en la [...]